domingo, 18 de junio de 2017

Los primeros teléfonos celulares con cámara fotográfica

Hoy en día damos muchas cosas por hecho: la conexión a internet, las redes sociales, las apps y asumimos que en pleno 2017 cada teléfono cuenta con por lo menos una cámara.

Actualmente, las cámaras de los teléfonos de la gama alta y media pueden hacer maravillas. Por tomar un ejemplo, los smartphones actuales cuentan con resoluciones superiores a los 16 megapixeles en la cámara posterior y rondan los 8 en la frontal. No hace falta decir además que algunos teléfonos pueden grabar vídeos en 4K y tomar fotografías en HDR o trabajar con realidad aumentada.

Pero, ¿cómo empezó todo?

La sensación en Japón

Antes de los smartphones, existieron los híbridos teléfono-cámara. El primero de todos salió en el año 2000 por parte de la compañía japonesa Sharp y J-Phone. Este teléfono-cámara era capaz de tomar fotografías con una resolución de 0.1 megapixeles para un display de 256 colores.


El teléfono se llamaba J-SH04 y tenía capacidad para almacenar 500 números de teléfono. También contaba con acceso a la web y una batería de litio que soportaba 125 minutos de llamadas.

Una crónica de la BBC retrata lo pintoresco que sonaba el invento en el año 2001 con frases como "los japoneses están locos por tomar fotos en miniatura de sí mismos".

El J-SH04 tenía además un práctico espejo junto al lente de la cámara para ayudar a tomar autorretratos y una mini impresora portátil para hacer copias de las fotos, aunque también podían enviarse por correo electrónico.

SANYO SCP-5300, la llegada a América

Sin embargo, fue otra compañía japonesa la que exportó la novedad a los Estados Unidos: Sanyo, de la mano del operador Sprint, llevó el primer teléfono con cámara de manera exclusiva a Norteamérica.

En ese entonces, el Sanyo SCP-5300 costaba 400 dólares pero los nuevos suscriptores de Sprint obtenían un descuento de 100 dólares.

El Sanyo SCP-5300 tenía algunas actualizaciones respecto al J-SH04 como la opción de utilizar un flash, balance de blancos, zoom digital, y la posibilidad de poner fotos para los contactos y filtros en sepia, en colores negativos y en blanco y negro.

Nokia 7650, el que hizo soñar a todos

En noviembre del 2001, Nokia anunció el lanzamiento del 7650, el primer teléfono de la compañía que contaría con una cámara y, según como lo anunciaron, sería el principio de la era de la mensajería multimedia.

El dispositivo tenía una cámara de 0.3 megapixeles con una resolución de 640x480 VGA y aunque no fue el teléfono más vendido de la compañía, sí marcó un hito en la historia tecnológica moderna.

Además, la compañía invirtió en geniales estrategias publicitarias que incluían comerciales de televisión, impresos y el posicionamiento del producto dentro del filme de Steven Spilberg del 2002, Minority Report.

Para todos nosotros tener una cámara con buena resolución es el pan de todos los días. Sin embargo no fue hace mucho que esto era terreno de la ficción. Hace poco más de quince años que se inició una revolución digital en la forma en la que nos comunicamos y todavía nos falta mucho por ver.



La impresora de inyección de tinta y otros grandes inventos accidentales

Dicen que la necesidad es la madre de todos los inventos, pero muchas veces es más bien la casualidad o los errores los que derivan en grandes descubrimientos. Aquí, algunos de los mejores ejemplos de ese tipo de hallazgos.

El microondas

Este electrodoméstico, tan presente en las cocinas actuales, fue hijo de la casualidad. El ingeniero estadounidense Percy Spencer, que trabajaba para la empresa Raytheon, estaba investigando nuevas maneras de mejorar el funcionamiento del radar.

En su lugar de trabajo estaba rodeado de magnetrones, que son dispositivos que transforman la energía eléctrica en microondas electromagnéticas.
Así, en medio de pruebas e investigaciones, un día Spencer descubrió que un chocolate que tenía en el bolsillo se derritió al estar frente a esos equipos.

Fue de este modo como descubrió el impacto de las microondas electromagnéticas de baja intensidad en los alimentos. Fue el comienzo de este electrodoméstico, que se comenzó a vender, en Estados Unidos, en 1947 y que hoy está tan presente en la vida cotidiana de millones de personas.

Rayos X

Los rayos X son radiaciones electromagnéticas invisibles, que pueden atravesar cuerpos o superficies opacas y hacer una impresión, en placas fotográficas.

Esta tecnología, que hoy se emplea con frecuencia en la medicina, fue fruto de un accidente y generó mucha curiosidad en su momento.

Como se sabía poco sobre cómo se producían realmente estos rayos o qué efecto tenían, se los llamó rayos X o incógnita.

En 1895 y mientras investigaba la fluorescencia de los rayos catódicos en los tubos fluorescente, el físico alemán Wilhelm Röntgen se cruzó con este gran hallazgo.

Identificó que los rayos generaban una radiación penetrante que podía atravesar metales y papeles de poca densidad. Usó placas fotográficas y la mano de su esposa para demostrar esa "marca misteriosa" que generaban los rayos X. Este invento le valió, entre otras menciones, el Premio Nobel de Física, en 1901.

Marcapasos

El ingeniero estadounidense Wilson Greatbatch estaba investigado un sistema para tener un registro de los latidos del corazón cuando, por una equivocación, utilizó una resistencia eléctrica diferente e identificó una emisión de impulsos eléctricos rítmicos.

De inmediato notó que ese patrón se identificaba con el del corazón y así avanzó con sus investigaciones hasta generar el primer marcapasos implantable, que fue patentado en 1962.

Si bien este invento fue patentado por Greatbatch, existen otros antecedentes. En 1899, J. A. McWilliam descubrió que al aplicar impulso eléctrico al corazón se producía una contracción ventricular.

Por otra parte, en 1926, los médicos australianos Mark C. Lidwell y Edgar H Booth, desarrollaron un dispositivo, con dos electrodos, que se conectaba al corazón y generaba un ritmo de 80 a 120 pulsos por minuto. En 1928 lo usaron para revivir a un niño que había nacido muerto en el hospital Crown Street Women's Hospital, en Sidney.

En 1932, el estadounidense Albert Hyman creó un marcapasos (tal como lo llamó en ese momento) electromecánico con el que logró revivir varios animales en el laboratorio. En su momento esto fue criticado por la opinión pública que consideraba que "al revivir a los muertos" se estaba interfiriendo en la naturaleza,así que se abandonó la investigación.

Impresoras de inyección de tinta

Las impresoras de inyección de tinta o "chorro de tinta" expulsan pequeñas gotas de tinta sobre el papel. Existen diferentes modos de hacer esto. Por un lado están aquellas que cuentan con un sistema de impresión piezoeléctrico que, por medio de pequeños cristales impulsados por corriente eléctrica, empujan la tinta a la boquilla para que ésta se adhiera al papel.

Potro lado están las Bubble jet que usan resistencias que generan calor para calentar la tinta y producir una burbuja que se expande dentro de la boquilla de impresión y fuerza la tinta hacia el exterior. Fue justamente este sistema el que se habría descubierto por un accidente doméstico.

Cuenta la leyenda que un ingeniero de Canon dejó apoyada la plancha sobre su pluma de escribir, por error. Luego de un rato, vio que se disparaban pequeños chorros de tinta de su pluma. Ese habría sido el comienzo de este tipo de impresora. Si bien podría ser posible, suena más bien a mito urbano.

Lo cierto es que las investigaciones para crear este tipo de impresoras surgieron en 1950 y para fines de los 70 los modelos de inyección de tinta ya podían reproducir imágenes generadas por computadoras.

Fueron varias las compañías (Canon, HP y Epson, entre otras) que llevaron adelante investigaciones para producir la impresora de inyección de tinta, un producto que recién salió al mercado ya avanzado los años ochenta.



Aventuras comunes de una chica común

Como todos saben, los platos son cosa del pasado...







Cuidado, mucha silicona: ¡Peligro de explosión!







Humor duchado







Así lucían los actores de El Chavo antes de formar parte de la serie

El Chavo del Ocho fue el programa que acompañó a miles de niños en su infancia. Sus actores se transformaron en estrellas de las televisión y recorrieron toda Latinoamérica recibiendo el cariño de grandes y chicos.


Hasta el día de hoy sus capítulos siguen siendo emitidos en diferentes canales, e incluso se convirtieron en dibujos animados. Pero la vida de sus actores no siempre estuvo del lado del éxito, al contrario, algunos de ellos ni siquiera se soñaban en que llegarían a convertirse en estrellas de la pantalla chica.

Desde un médico hasta una guerrillera, de todo se puede encontrar en el elenco del recordado espacio infantil que cambió para siempre sus historias.

A continuación te contamos sus historias.

Roberto Gómez Bolaños


Roberto Gómez Bolaños no sólo fue un genial actor y comediante, sino que también un destacado dramaturgo, escritor, guionista, compositor, director y productor de televisión amado por gran parte de América Latina.

Gómez Bolaños comenzó su carrera como publicista pero su ingenio rápidamente lo hizo destacar entre sus pares que alababan su creatividad que terminó por conducirlo a los medios de comunicación.

En la década de los 50 ingresó al mundo de la televisión y la radio donde trabajó de guionista, lo que más tarde le permitiría también dar el salto a la pantalla grande.

Su paso por el cine le dejó más que una gran experiencia, pues mientras se desempeñaba en esa industria, el director Agustín Delgado le dio el nombre con el que se conocería en el mundo entero: Chespirito.

Según cuenta la leyenda, Delgado bromeaba con Roberto llamándolo Chespirito, esto haciendo alusión al diminutivo del apellido del gran escritor William Shakespeare (fonéticamente pronunciado como Chekspir).

Florinda Meza

La actriz fue el gran amor de Roberto Gómez Bolaños, pero más allá de eso, también destacó por su trabajo como cantante, guionista y directora de TV.

Su faceta de actriz la presentó tanto en la pantalla chica como en la pantalla grande participando en cintas como “El Chanfle” y telenovelas como “Milagro y magia” (1991), “Alguna vez tendremos alas” (1996).

Siempre fue considerada una de las actrices más bellas de su generación, aunque desató fuertes rivalidades por su duro carácter y fuerte personalidad.

Ramón Váldes

El querido Don Ramón comenzó su carrera en la época de Oro del Cine Mexicano, al lado de su hermano Germán Valdés “Tin Tan”. Sin embargo su fama mundial la alcanzó con El Chavo del 8.

Sus compañeros lo recuerdan como una persona de carácter fuerte que siempre decía lo que pensaba aunque con rasgos ermitaños, quien difícilmente participaba en actividades de grupo.

Aunque se encontraba en medio de la mayor popularidad del programa, en 1979 decidió abandonar el proyecto y con el tiempo armó su propio circo con el cual recorrió México.

El 9 de Agosto de 1988 a la edad de 64 años, falleció a causa de un cáncer de pulmón.

Breve historia de los Gifs

Hay dos cosas que la cultura de internet ama sin límite ni mesura: la existencia de la pizza y la diversión infinita que pueden ofrecer los GIFs.

En 1987 nació la primera imagen que habría de repetirse para siempre, un avión en ascenso en el vanguardista formato GIF.


Pero los tiempos para los GIFs no siempre fueron tan bondadosos como lo son ahora y el formato ha tenido una larga y turbulenta vida llena de cambios y modas.

El primero de todos
En el año 1987 todo era muy distinto e internet era una versión prehistórica de lo que ahora conocemos. En el panorama de las telecomunicaciones, CompuServe (una empresa que después fue adquirida por su competidor, AOL) era el proveedor comercial de internet más popular de los Estados Unidos. En esta compañía trabajaban algunas de las mentes más brillantes de la informática.

Entre sus empleados se encontraba Steve Wilhite, a quien se le atribuye la creación de los GIF. Wilhite intentaba resolver el problema que suponía enviar imágenes en el primitivo internet sin que este se ralentizara demasiado.

En 1987, Wilhite y el equipo que estaba desarrollando una solución a dicho problema presentó al mundo el Graphics Interchange Format (GIF), originalmente llamado 87a. El primero de todos podría ser una metáfora de los GIF: un avión animado que nunca dejaba de despegar.

A diferencia de la ya entonces existente compresión RLE (Run-length encoding), el formato GIF permitía transferir imágenes animadas y con colores. El GIF comprimía imágenes al hacer retrasos programados, algo muy útil para las velocidades y avances tecnológicos de la época.


Siempre juntos
Los GIFs fueron rápidamente aceptados por los usuarios de internet, quienes los adoptaron como propios en sus páginas web. La función de los GIF en las primeras webs era más bien decorativa y pocas veces servía como botón o anuncio. La página web de Homero es un buen ejemplo de esos tiempos:

En esa época nacieron GIF clásicos como la banana Peanut Butter Jelly Time, el bebé Cha-Cha-Cha y otros.

Pronto, su uso indiscriminado y poco útil fue considerado por muchos como de mal gusto y después pasó de moda.

Las características del GIF (corto y continuo) lo hicieron ideal para permanecer vivo en nicho del humor cuando aún era difícil descargar y ver vídeos en internet. Así, nacieron sitios dedicados al humor que se alimentaban principalmente de GIFs como You Are The Man Now Dog.


A mediados de la primera década del siglo XXI, mientras YouTube nacía y comenzaba a convertirse en el fenómeno que es hoy en día, los GIFs se refugiaron en las webs de las nacientes redes sociales como Hi5 y MySpace, así como servicios en los servicios de chat.

No obstante, cuando estos sitios decayeron, el GIF revivió por lo alto en 2013, justo cuando las apps de micro formato como Vine estaban triunfando y las altas velocidades de conexión alcanzaban por fin al público masivo.

Pero con lo que se conoció como "hiperconectividad" también llegó la sobresaturación de contenidos. Miles de fotografías, textos, audios y vídeos peleaban entre sí por la atención del usuario. A diferencia de la mayoría de los formatos, GIF tenía "la magia" de reproducirse por sí mismo e ir al grano en cuestión de segundos.

Además, mientras HTML5 iba en auge y Flash perdía soporte en los dispositivos Apple y posteriormente en los Android, el GIF se comenzó a ver como una alternativa para cierto tipo de contenidos.

Hace unos años, el buscador de GIFs, Giphy encontró la manera de hacer que estas imágenes se pudieran compartir en mensajería, email, Twitter y especialmente en Facebook.

Desde ese momento, los GIF tomaron un segundo aire. Sin embargo, su uso y estilo ha cambiado una vez más, ya que ahora están más enfocados en reproducir pequeños clips de películas, series, comerciales, así como reacciones que puedan añadir sentido e intención a las conversaciones.

Aunque el gran mérito de Giphy está en hacer a los GIFs rentables. La startup se ha dedicado a hacer de este formato unos de los medios publicitarios más relevantes de nuestra década al alentar su uso en las redes sociales y al asociarse con grandes anunciantes (como McDonalds, Subway, General Motors, entre otros), así como con generadores de contenidos (HBO, Disney, Marvel, etc.) para crear un nuevo formato publicitario.



Los secretos que esconden los logos de Hollywood

Disney, DreamWorks, Columbia… muchos de nosotros conocemos los nombres de las compañías cinematográficas que crearon nuestros filmes favoritos. A algunas de estas compañías nos resulta fácil además asociarlas a sus logotipos, como la lámpara de Pixar o el león de la Metro-Goldwyn-Mayer. Lo que ya no es tan de dominio público son los secretos que ocultan esas imágenes emblemáticas. Nosotros te los contamos en esta galería.

El logo de Disney siempre ha incluido un castillo. Al principio era el castillo alemán de Neuschwanstein que en 2006 fue sustituido por la imagen del Castillo de la Cenicienta de Disney World. La primera película en la que apareció el nuevo logo fue 'Piratas del Caribe 2: El cofre de la Muerte'.

De acuerdo con una teoría, el primer logo de Paramount Pictures fue dibujado en una servilleta por el fundador de la empresa, William Wadsworth Hodkinson. Las 24 estrellas que rodean la montaña representaban a los 24 actores que inicialmente firmaron contratos con Paramount.

La idea del logo de DreamWorks Pictures pertenece a Steven Spielberg, que imaginó a un hombre pescando sentado en la luna. El artista Robert Hunt, que fue invitado a dar vida a la concepción de Spielberg, dibujó en vez de un hombre a un niño a imagen y semejanza de su hijo, William.

El logo de Pixar nació gracias al exitoso estreno del estudio. Los espectadores se encariñaron tanto con la lámpara Luxo Jr., protagonista del corto homónimo de 1986, que la compañía decidió que ocupara el lugar de la letra 'I' en su logotipo.

La empresa Castle Rock marcó su comienzo con el rodaje de películas basadas en las novelas de Stephen King, y precisamente de ellas proviene el nombre y el logo de la compañía: Castle Rock es una ciudad ficticia donde tienen lugar varias de las historias del afamado autor de libros de misterio.

Daphne Oram la "inventora" de la música electrónica

Quizás nunca hayas oído su nombre, pero lo más probable es que hayas estado en contacto, de una forma u otra, con su legado: Daphne Oram ayudó a dar forma a los sonidos y temas que escuchamos hoy en día.


Pionera de la música electrónica, fue la autora de Still Point, de 1949, considerada como la primera obra que manipula sonidos electrónicos en tiempo real.

En 1957 fundó un famoso taller de radio experimental, BBC Radiophonic Workshop, y comenzó a trabajar en la máquina Oramics, que convertía imágenes gráficas en música y le daba al usuario la posibilidad de "dibujar" sonidos.




Sin embargo, aunque contribuyó a revolucionar la música, apenas recientemente que su trabajo ha recibido amplio reconocimiento en iniciativas como la obra de teatro Daphne Oram's Wonderful World of Sound ("El Maravilloso Mundo de Sonidos de Oram").

Cuando los dramaturgos Isobel McArtthur y Paul Brotherston comenzaron a estudiar la vida y obra de la pionera fallecida en 2003, quedaron asombrados.

"Inmediatamente vimos que se trataba de una vida fascinante, casi increíble", dice Brotherston.

"Nos inquietó lo poco que sabíamos de ella. Existe un núcleo de dedicados músicos y técnicos que sí la conocen, pero en gran medida había quedado en el olvido".

Poco convencional
En 1942, cuando Oram tenía 17 años, su padre invitó a la casa al entonces famoso médium Leslie Flint, quien le aseguró que una voz del más allá le pronosticó que tendría una gran carrera musical.Derechos de autor de la imagen

Eso fue determinante para que le permitieran dejar sus estudios de enfermería por la música.

Igualmente, sembró en ella un interés permanente en el misticismo, que la llevó a desarrollar sus propias teorías, muchas veces excéntricas, sobre las conexiones entre las ondas sonoras y el alma.

Y en el mundo de la música, Oram también se apartó del camino convencional.

A los 18 años, rechazó un cupo en el Royal College of Music y prefirió entrenarse como asistente de audio en la BBC.




En pocos años ya trabajaba como ingeniera de sonido, emprendiendo una lucha para fundar un lugar dedicado a la producción de efectos de sonido electrónicos y música.

Estrellas de cine que rechazaron papeles iconicos en exitosas películas

¿Qué hubiera sido de la vida artística de Harrison Ford si hubiera rechazado el papel de Han Solo en la Guerra de las Galaxias o de Indiana Jones?

Tal vez no sería el ícono cinematográfico que es hoy en día. Pero lo cierto es que muchas estrellas, de hecho, han rechazado papeles -o han conspirado para no lograrlos- que después se volvieron inmortales.

Sin ir más lejos, esta semana el actor John Lithgow, reconocido por su extraordinaria interpretación de Winston Churchill en la serie de Netflix "La corona", dijo que había boicoteado su audición para interpretar al Guasón en la película "Batman" de 1989.



El papel después lo obtuvo Jack Nicholson, quien marcó una época dentro de la saga del superhéroe, además de que se embolsilló, gracias a su contrato, cerca de US$100 millones por tener participación en la taquilla.

"Mi peor audición fue para Tim Burton para Batman. Traté de convencerlo de que no era adecuado para el papel y lo logré", le dijo Lithgow a la revista Vulture.

Aquí hacemos un repaso de otros actores que rechazaron papeles que podrían haberlos dejado escritos en la historia de Hollywood.

Emma Watson - La La Land

Emma Stone ganó el Oscar a mejor actriz por su papel en el musical La La Land (2017), sin embargo para interpretar el papel de Mia había otra Emma en los planes.

"Hubo un momento de la producción en que los actores iban a ser Emma Watson y Miles Teller (Whiplash). Pero las cosas no se dieron para que finalmente fueran los actores", explicó Damien Chazelle, el director del filme, a la revista Vulture.

De acuerdo a los medios, las exigencias de Watson hicieron que la producción buscara otro nombre para protagonizar el musical que finalmente ganó varios Oscar.

"Es una de esas situaciones frustrantes cuando te involucran en un proyecto cuando apenas está empezando y cuando realmente no se ha firmado o acordado nada", explicó Watson a los medios.

Mark Wahlberg - El secreto de la montaña

Después de ponerse un pene de plástico para la película Boogie Nights (1997), se podría pensar que nada sería más desafiante para Mark Wahlberg

Sin embargo, el actor estadounidense aceptó que le pareció un "poco horrorizante" el guión de la película Brokeback Mountain (El secreto de la montaña), que trataba sobre la relación gay de dos vaqueros.

"El guión era muy descriptivo. Le dije a Ang Lee (el director), que me parecía un gran tipo, muy talentoso, que si quería hablar conmigo acerca del papel, que yo lo haría. Pero, debo decir, que estoy agradecido de que no lo haya hecho",

Al final el papel se lo quedó Jake Gyllenhaal, quien fue nominado al Oscar por este rol en 2005.

Sean Connery - El señor de los anillos

"¡No pasarás!" le advertía Gandalf al monstruo Balrog en la primera entrega de la saga de "El señor de los anillos". Sin embargo, el actor escocés Sean Connery si pudo pasar y tener todas las opciones para interpretar al mago gris en la recordada trilogía.

"Nunca entendí de que se trataba. Leí el libro, leí el guión. Y después vi la película, y nunca pude entender de que iba", le dijo Connery al Huffington Post.

"Es cierto que con Connery la película hubiera sido muy distinta. Para empezar, Gandalf habría sido escocés", le dijo a Games Radar Ian McKellen, el actor que finalmente se quedó con el papel del famoso mago.

Christina Applegate - Legalmente Rubia

El papel de Elle Woods en "Legalmente rubia" le quedó tan bien hecho a Reese Witherspoon, que es difícil pensar que ella no había sido la primera opción para interpretarlo.

Pero es así. Entre varios nombres que se tuvieron en cuenta se destaca a Christina Applegate, quien se había hecho famosa en su papel de Kelly, una adolescente sin mucho cerebro en la serie Casados con hijos.

Pero lo rechazó y el papel quedó para Witherspoon, quien logró la nominación a un Globo de Oro.

"Cuando vi el guión me dio mucho miedo la idea de repetirme en la pantalla, pero creo que fue una decisión un poco estúpida ¿no?", le dijo al canal ET.